“Tenemos un portero que es una maravilla…”

 

Recuerdo esa canción infantil como si todavía fuera un niño porque siempre he sido muy fan de los porteros de fútbol. He admirado e idolatrado esa posición más que cualquier otra en un terreno de juego. ¿Por qué? No lo sé… Imagino que por esos tópicos tan manidos de “la soledad del portero“, el pasar “de héroe a villano” en un instante, “la lotería de los penaltis“…

Me crié viendo jugar al más grande, ARKONADA. Tengo la suerte de recordarle perfectamente y admirarle, a mis cinco años, como a un auténtico dios. Y todo eso siendo el portero del eterno rival de mi amado Athletic. ¡Pero es que “Pulpito” Arkonada era muy grande!

Y es que en el Barça jugaba otro portero surgido de la Real, Javier Urrutikoetxea, Urruti. ¡Qué maravilla verle parar penaltis! Los más jóvenes no sabéis la suerte que tuvimos los niños de los 80 viendo a la vez a Arkonada y Urruti… Bueno, o sí que lo sabéis porque habéis vivido algo parecido viendo a Casillas y a Valdés. Pero es que España siempre ha tenido grandes porteros. Recuerdo nítidamente ver junto a mi padre a Juan Carlos Ablanedo darnos un campeonato europeo sub 21 en 1986 parando penaltis a los italianos.

Y luego vino Zubi, Buyo, Cañizares… ¡Tantos!

Pero quiero hablar de una portería mítica. La del Athletic de Bilbao. La que hicieron mítica Carmelo y sobre todo Iríbar. Yo no les vi jugar pero he oído mil historias sobre ellos y debieron ser la hostia como guardametas. Al que sí que vi fue al sucesor: Andoni Zubizarreta. Por desgracia para nosotros se fue demasiado pronto al Barça, pero le disfruté igual. Creo que la gente no ha sido lo suficientemente justa con un señor que jugó cuatro mundiales. CUATRO y de titular.

Y después de él parece que a la portería del Athletic llegó el vacío… nada. No había manera de encontrar otro de esos porteros míticos que protegiesen la portería de San Mamés. Y eso que siempre he defendido que tuvimos dos grandes porteros a los que la suerte o sabe dios qué no les acompañó: Juanjo Valencia y Dani Aranzubia. Valencia siempre me gustó mucho. Completo y seguro sólo le faltó, a mi parecer, una cosa para ser perfecto: un poco más de altura. Y qué decir de Aranzubía! Si se alternaba la titularidad con Casillas en aquel mundial sub 20 que fue el germen de la futura selección de los éxitos.

Pero aun así, eso, el vacío que parecía no se podía rellenar… hasta que llegó él. Gorka Iraizoz. Ese gigante navarro que pasó por categorías inferiores y que se tuvo que ir a buscar la vida para que, después de una temporada impresionante jugando la Copa con el Espanyol, lo recuperásemos para llenar ese vacío.

Y vaya si lo ha llenado. ¡Durante 10 años! Una década entera donde por fin un portero nos ha dado tranquilidad, estabilidad y seguridad. Para eso y para entrar en una lista muy selecta que sólo forman unos pocos porteros en la historia del club rojiblanco. Dentro de muy poco nos daremos cuenta de todo lo que ha dejado en el Athletic. Y para más inri, no sólo es un gran portero sino que es un gran tipo con una sonrisa enorme. He tenido la suerte de conocerle y puedo decir que todo lo bueno que le pase me parecerá poco. A él y a su estupenda familia.

No voy a aportar número ni datos. Ahí están. Nos los ha regalado Gorka para siempre. Y además seguro que ha aconsejado y enseñado bien a nuestro futuro inmediato llamado Kepa Arrizabalaga. Creo que hemos tenido suerte porque hay recambio y futuro en el Athletic. En el Athletic y en la selección… cuando De Gea se canse. Ya os he dicho que aquí no hemos parado de sacar porteros.

Gorka, sólo decirte GRACIAS. ESKERRIK ASKO. Por todo. Mañana San Mamés te despedirá como te mereces.

AUPA GORKA y AUPA ATHLETIC!!!

 

 

 

“Si llega a pasar en Los Goya…”

… hubiésemos tenido que salir todos los implicados por la frontera esa misma noche!

    ¿Os lo imagináis? ¿Os imagináis que pasa ese error garrafal en la gala de Los Goya? Yo no me lo quiero imaginar… Pero me imagino el vilipendio y el destrozo en todas las redes sociales hacia la gala, la Academia y el presentador. Como si él tuviese la culpa (también) de un sobre entregado erróneamente.

    Pero es que esto es España, señoras y señores; un país cainita que destroza cualquier atisbo de éxito cuando lleva “demasiado tiempo”. Todos hemos visto como la gente ha ninguneado a Rafa Nadal, el mejor deportista en la historia de este país, porque “ya no es lo que era“. Pero no basta con decir eso, NO, hay que decirlo alto y fuerte y a ser posible que lo oiga él! Eso sí, si levanta cabeza como lo ha empezado a hacer en este 2017 ahí estamos todos para ser el fan número uno “del de Manacor”. Por no hablar de Iker Casillas, el mejor portero que ha dado este país y mejor portero del mundo durante cinco años seguidos (según datos de Federación Internacional de Historia y Estadística de Fútbol (IFFHS)). A ese señor no ha bastado con gritarle como locos que deje el equipo en el que se crió si no que además hay que recordarle, casi dos años después, que es “el causante” de todos los males que puedan aquejar al Real Madrid. De locos…

    Pero volvamos al cine. Los dos últimos años he formado parte de la gala de los Goya como guionista de Dani Rovira junto a JJ. Vaquero. Todo lo que tiene de fácil trabajar con estos dos genios (palabra que no me gusta usar a la ligera pero que en el caso de estos dos tipos creo que es más que justa y lo digo sin rubor) lo tiene de complicado en cuanto al entorno.

    Un par de semanas antes de la gala ya había en redes sociales un listado de insultos bastante extenso sin todavía saber qué íbamos a hacer en la gala. Pero ¿qué más da!? Para el españolito medio lo importante es vociferar eso que piensa para que quede clara “su interesantísima y contrastada opinión que tiene derecho a decir al mundo entero”. ¡Claro que sí! ¿Por qué no!?

    Todo eso sumado a que escuchas o lees a compañeros comentando “lo que habría que hacer” o “con quién habría que contar” para que la gala fuese mejor. ¡OLÉ, TUS HUEVOS TOREROS! Realmente la ignorancia hace muy osada a la gente. Como si un presentador y dos guionistas tuviesen la potestad de TODO lo que se va a hacer o decir en una gala. Como si no hubiese una Academia que decide, una cadena que dispone, unas marcas que opinan, unos actores que piden, unas condiciones técnicas que te acotan, un presupuesto que te marca unos límites… ¡Nada! Todo eso lo pueden arreglar o decidir tres tíos! Bravo.

Esto es extensible a la televisión. Cada vez que se estrena un nuevo programa hay un sinfín de gente que jamás ha pisado un plató pero que sabe exactamente qué falla y cómo lo harían ellos mejor. Bravo 2ª parte.

    Por suerte la gala este año se desarrolló de manera favorable y fluida (duró menos que en 2016 y bastante menos que en 2015). De hecho las críticas que llegaban este años por redes sociales eran muy descafeinadas o sin fundamento. Podría contar mil ejemplos pero sólo pondré dos sobre el tipo de mensajes que aparecieron en redes:

  • Qué poca gracia le ha hecho el chiste de Rovira a Almodóvar“. FALSO. Almodóvar estaba encantado pero no oyó el chiste y después se disculpó a Dani.

  • Uf, qué careto de Penélope cuando Dani le ha cantado la canción“. FALSO. Ella estaba encantada.

Pero, repito, este es un país cainita y lo que vende es que todo sea rechazo, error o decepción.

  Pues imaginaos que llega a pasar lo de los OSCARS… Ay, Dios! No tendríamos camino para correr.

P.D: En este mundo del espectáculo se dice mucho eso  de “Tenemos que aprender tanto de los americanos“. Cierto… pero en TODOS los aspectos!

Bienvenidos a mi mund… VENGA,CABALLERO! DÉJESE DE FRASES MANIDAS

Pues sí, eso es lo que quiero con este blog: dar un poco de cera a todo y todos empezando por el que escribe estas líneas. ¿Con esto qué quiero decir? Pues sobre todo que me va a servir como muro para explayarme (Twitter y Facebook son muy rácanos) y contar lo que me apetezca y lo que se me pase por la cabeza sin haberlo meditado mucho. Sí, sin meditarlo mucho. Casi siempre he hecho las cosas así y mal del todo no me ha ido. ¿Que me podía haber ido mejor? Pues sí, pero ahora creo que ya voy tarde para eso. Para eso y para que me convoque Del Bosque y así tener “mi última oportunidad de jugar un gran torneo” (otra frase manida pero que me encanta).

Continúa leyendo Bienvenidos a mi mund… VENGA,CABALLERO! DÉJESE DE FRASES MANIDAS